El concepto de teletrabajo fue acuñado por Jack Nilles en el año 1975. Fue usado para describir un acuerdo de trabajo en el que los empleados trabajan fuera del lugar de trabajo convencional. Estos interactúan con sus gerentes y compañeros de trabajo a través de tecnología basada en telecomunicaciones. Inicialmente generado por el embargo petrolero de principios de mediados de la década de 1970. Actualmente, el teletrabajo se ha acelerado por los recientes desarrollos en tecnología de la información y por la presencia del COVID19.

Debido a sus potenciales profundos impactos en las organizaciones y la sociedad, el teletrabajo ha atraído la atención tanto de los académicos como de los actores políticos. Según Albar (2009), investigaciones previas muestran que el teletrabajo se asocia con beneficios sociales generales, como la reducción de la congestión del tráfico. Además de la reducción de los costos de transporte y la disminución de los costos inmobiliarios. Igualmente, los estudios han documentado beneficios para los trabajadores que participan en programas de teletrabajo, como una mayor satisfacción laboral y una menor interferencia entre el trabajo y la vida familiar.

Antecedentes del Teletrabajo

En 1964, el escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke predijo que los médicos operarían algún día a distancia desde diferentes continentes. Actualmente, el teletrabajo depende en gran medida de los niveles de cooperación entre muchas personas. Lo que significa que los empleadores deben fomentar la comunicación, la colaboración, las relaciones interpersonales y la confianza. Ante esto, en los últimos años algunos empleadores habían rechazado el teletrabajo. Sin embargo, como la propagación del coronavirus y la imposición de la cuarentena, hace que algunos de estos empleadores reviertan temporalmente este curso. Así han comenzando a comprender mejor el potencial real del teletrabajo en la economía del futuro.

La importancia del teletrabajo en respuesta a la amenaza del coronavirus, es un recordatorio de que la tecnología también puede ayudar a los empleadores. Por ejemplo, el teletrabajo puede permitir a las empresas reducir el riesgo de perder productividad debido a la interrupción del tráfico regular. Además, ofrecer el teletrabajo como un beneficio, puede ayudar a los empleadores a disminuir el costo de contratar mano de obra altamente calificada. Igualmente, pueden mantener a estos trabajadores conectados a la oficina y entre sí, sin importar dónde se encuentren. El alcance del teletrabajo les permite a los empleadores acceder a un grupo más grande de trabajadores potenciales y, a su vez, les permite a los trabajadores acceder a más opciones de trabajo.

Algunos errores en el manejo del Teletrabajo durante el COVID19

Algunos han criticado el teletrabajo como una solución que beneficia sólo a los trabajadores de alto nivel. Pero incluso una solución simple y pequeña puede tener un impacto significativo en múltiples problemas sistémicos. Por ejemplo, reducciones en los desplazamientos en horas pico, disminución drástica de la congestión del tráfico, menor contaminación y menor congestión del transporte público, son algunos de los beneficios. Además, hay que tomar en cuenta que no es accesible para todos ubicarse en un área urbana de alto costo. De esta manera, los trabajadores pueden ubicarse en zonas extraurbanas, lejos de las oficinas, lo que reduce el consumo de tierra y energía. Finalmente, las economías y sociedades de algunos lugares podrán disfrutar de un mayor estímulo por parte de los trabajadores que trabajan a distancia. Particularmente por aquellos que trabajan desde lugares diferentes al hogar, como cafeterías y espacios de coworking.

Así, a medida que más trabajadores hacen la transición al trabajo remoto tanto en respuesta al coronavirus, hay cambios estructurales que deben abordarse para que sea más accesible para todos. Según los datos de la American Community Survey, casi el 10% de los adultos en edad laboral no tienen una conexión de banda ancha en el hogar. Y casi una cuarta parte de estos no usuarios de banda ancha señalan que algunos servicios no están disponibles o son demasiado lentos en el lugar donde viven. La banda ancha se había considerado durante mucho tiempo un bien de lujo. Pero la transición al teletrabajo obligatorio debido al coronavirus, deja en claro que una conexión en el hogar es vital para el funcionamiento de la economía del siglo XXI.

Principales impulsores del teletrabajo

El avance tecnológico parece ser el factor más obvio que conduce a una mayor capacidad para trabajar desde casa. Sin embargo, se debe considerar otros factores que pueden estar en juego.

Según Domínguez y Brown (2013), desde 1980, la economía ha experimentado un cambio considerable en el empleo, alejándose de los trabajos de manufactura y producción, hacia el sector servicios. El trabajo manual generalmente es difícil de completar fuera del sitio. Por esto no es sorprendente que la proporción de trabajadores que teletrabajan en ocupaciones de producción y ocupaciones de construcción y extracción, sea la más baja en todos los grupos ocupacionales.

Mirando hacia el futuro, mientras que las tasas de teletrabajo probablemente seguirán creciendo con un mayor avance tecnológico, hay empleados en algunas ocupaciones nunca podrán trabajar desde casa. Y en algunos casos, es necesaria la combinación de ambos enfoques. Por ejemplo, siempre será necesario tener a alguien físicamente en el aula de la escuela primaria para garantizar la disciplina. O deberán hacerse trabajos presenciales como por ejemplo control de almacén e inventarios o despachos de mercancía.

Beneficios del Teletrabajo

Mejora de la productividad de los empleados

Los empleados que teletrabajan, así como sus supervisores, están de acuerdo que son más efectivos en casa que cuando trabajan en la oficina. La razón principal es que las interrupciones múltiples en la oficina crean un patrón de trabajo que está sujeto a reinicios repetidos. Según Albar (2009), estas interrupciones ocurren con las llamadas telefónicas, cuando los compañeros de trabajo se detienen para conversar o los supervisores aparecen para chequear el trabajo. Existe el problema adicional de las reuniones en el botellón de agua, efecto que mina la productividad. Los reinicios de estas actividades absorben tiempo adicional mientras que los empleados se reconectan a donde estaban antes de la interrupción.

Flexibilidad de horarios

Los teletrabajadores son más productivos cuando pueden programar su tiempo de trabajo real durante sus períodos más efectivos y en torno a las otras actividades en sus vidas. Algunos individuos son madrugadores, otros son más productivos por la noche. Los teletrabajadores tienen la capacidad de programar el trabajo para acomodar sus propios relojes internos.

Los teletrabajadores sostienen además que necesitan un tiempo productivo del día de trabajo para relajarse y prepararse mentalmente para sus actividades laborales.No es sorprendente además que los teletrabajadores informen que es menos probable que se tomen un día de enfermedad para estar en casa o para llevar a los niños a citas importantes.

Reducción del Espacio y Requisitos de Equipamiento

Las organizaciones con programas de teletrabajo bien planificados han encontrado varias formas de reducir el espacio y los requisitos de equipamiento para los empleados. Las organizaciones con una gran cantidad de teletrabajadores han reducido sus requisitos de espacio de oficina. Este tipo de ahorro se puede reconocer cuando las organizaciones programan los días de teletrabajo de sus empleados de manera adecuada. Algunas organizaciones llegan a tratar el espacio de oficina como espacios compartidos que se pueden reservar por adelantado.

Otras empresas proporcionan servicios sofisticados de telecomunicaciones para sus teletrabajadores. Por ejemplo, los números de teléfono de la oficina se pueden enrutar a cualquier lugar donde se encuentre el empleado. La persona que llama no tiene forma de saber dónde está la persona en el momento de la llamada.

Mejor retención y atracción de empleados

Los empleados que han experimentado los beneficios de los programas de teletrabajo tienden a preferir estos arreglos de trabajo y buscan oportunidades similares. Estos empleados se sienten atraídos por puestos y organizaciones que ofrecen programas de teletrabajo.

Los empleadores también usan el teletrabajo para mantener a los empleados que, por diversas razones personales, ya no pueden viajar a sus oficinas. Las organizaciones encuentran, por ejemplo, que cuando el cónyuge de un empleado valioso se ve obligado a reubicarse, el empleado puede ser retenido mediante el uso del teletrabajo.

El teletrabajo también es un mecanismo para reclutar personas con discapacidad. Estos pueden ser individuos que están usualmente excluidos de la fuerza laboral  y que pueden significar personal especializado o altamente capacitado.

¿Quién es probable que sea un teletrabajador bajo el contexto del COVID19?

Además de la ocupación, la edad y el nivel de educación de un trabajador y si tiene hijos o vive en un área metropolitana son importantes para predecir la probabilidad de que alguien trabaje a distancia. A medida que la edad de un trabajador aumenta de 25 a 40, la probabilidad de que la persona teletrabaje aumente ligeramente. Luego se mantiene estable hasta los 65 años. Además, los trabajadores con niños menores de 5 años en la casa tienen un 14% más de probabilidades de teletrabajo. Sin embargo, el género no parece afectar las tarifas de teletrabajo.

La educación laboral también es un determinante especialmente importante del teletrabajo, ya que aquellos con más de 16 años de escolaridad (es decir, con educación universitaria) tienen un 58% más de probabilidades de trabajar desde casa. La ubicación también parece jugar un papel importante, específicamente la residencia en un área metropolitana.

Si eres una empresa y requieres el cambio de divisas para pagar la nómina a tus trabajadores, en Online-divisas.com, tenemos soluciones para ti.

Conclusiones

El teletrabajo no elimina los beneficios del trabajo cara a cara y la interacción social, al igual que las compras en línea no son el final del comercio minorista. Pero en un momento que requiere distanciamiento social, las mismas tecnologías que permiten a los trabajadores remotos mantenerse productivos pueden aprovecharse para mantener los lazos y las conexiones sociales. La interrupción como consecuencia del coronavirus está demostrando que la conectividad digital, incluido el teletrabajo, es una herramienta valiosa que hace que los ambientes sean más fuertes y resistentes.

Es necesario así que las compañías públicas y privadas abran redes públicas de Wi-Fi. Muchos proveedores de servicios de Internet se han unido ofreciendo servicios gratuitos a clientes de bajos ingresos o renunciando a las tarifas por algún tiempo. Cuando pase el coronavirus, se necesita analizar seriamente lo que la pandemia ha revelado sobre la importancia del teletrabajo y el acceso universal de banda ancha.

Referencias Bibliográficas

Aibar, E. (2009) Las culturas de internet: la configuración socio técnica de la red de redes. Argentina: Editorial Red Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad.

Dominguez, L. y Brown, F. (2013). Diferencias de género en la elección del sitio de trabajo en un contexto de crisis. Revista CEPAL. Diciembre 2013.

Martínez, Ángel et al. (2009)- Teletrabajo, flexibilidad de recursos humanos y resultado de la empresa. Management. Vol. 12. No. 1.

 

Teletrabajo y COVID19

Beneficios del Teletrabajo

Abrir chat
1
Bienvenida(o) a Online-Divisas
Nuestros expertos estarán encantados de ayudarte con tu solicitud ¡Contáctanos!.